El Bupropión se suma a la lista de fármacos contra el tabaco. Sanidad ha decidido financiar un segundo medicamento para dejar de fumar. Los médicos podrán elegir entre este fármaco o la Vareniclina, dependiendo del perfil del paciente.


powered by Typeform

El sistema público de salud ha decidido incluir otro medicamento para dejar de fumar dentro del cupo de fármacos financiados por Sanidad. De este modo, ya son dos medicinas las que se subvencionan en un intento por acabar con el hábito del tabaco.

Repunte del tabaquismo

Según la opinión de los expertos, el tabaquismo es la primera causa de muerte evitable en nuestro país. De hecho, cada año se contabilizan casi 52.000 fallecimientos prematuros atribuibles al tabaco.

La financiación, a partir del uno de enero de 2020, de estos dos medicamentos para dejar de fumar podrá ayudar a casi 84.000 fumadores. Durante el primer año de vigencia, el coste para las arcas públicas de esta acción será de unos 8 millones de euros.

No obstante, esta acción no es más que un empujón que beneficiará a una pequeña parte de la gran cantidad de fumadores que existen en España. Se estima que en nuestro país existen 12 millones de personas adictas al tabaco.

Además, después de que hayan transcurrido catorce años desde la promulgación de la primera ley antitabaco, en España se fuma tanto como antes de aplicarla. La tendencia incluso va en alza, según constata la encuesta EDADES del Ministerio de Sanidad. Los especialistas achacan esta situación a una relajación por parte de la población y de las instituciones sanitarias.

Otro medicamento para dejar de fumar

Ya anunciamos que el Gobierno había aprobado la inclusión de un primer fármaco en el sistema de financiación de la Seguridad Social. Su entrada en vigor estaba prevista para primero de año.

En este caso, el medicamento para dejar de fumar era el Champix, nombre comercial con el que se conoce a la Vareniclina. Este fármaco ya había demostrado su eficacia como coadyuvante en los procedimientos anti tabaco.

La Vareniclina lleva, además, más de dos años de ventaja en Navarra. Allí está siendo financiada durante todo este tiempo y se ha podido comprobar una tasa de éxito que ronda el 40%.

El Bupropión también será financiado

El segundo medicamento para dejar de fumar que entra en el listado de fármacos de Ministerio de Sanidad es el Bupropión. Esta medicina tampoco es ajena a la comunidad médica. De hecho ya venía siendo financiado desde hace años.

La novedad estriba en el hecho de que hasta el momento, Bupropión, estaba subvencionado para el tratamiento de personas con problemas de depresión y para quienes precisaban de un ansiolítico.
Sin embargo, se había constatado que esta sustancia posee, como efecto secundario, valiosas capacidades para el tratamiento de las personas que desean dejar el tabaco. Concretamente, el Bupropión también alivia la ansiedad que provoca el síndrome da abstinencia en los paciente con tabaquismo que inician el proceso de deshabituación.

No obstante, aunque la tasa de éxito de Bupropión como medicamento para dejar de fumar también supera el 35%, los médicos de atención primaria y los especialistas del Sistema Nacional de la Seguridad Social no podían recetarlo.

La razón es que estos profesionales no pueden recetar un fármaco financiado para un fin distinto del que ha sido subvencionado. En este caso, al no estarlo como medicamento para dejar de fumar, el Bupropión no podía ser recetado para este fin.

Sin embargo, las farmacéuticas sí lo comercializan desde hace años bajo distintos nombres, aunque el más conocido es el de Zyntabac. Aunque su acción es más suave que la de Champix, lo cierto es que los médicos señalan que la elección de uno u otro medicamento se realiza en base al perfil del paciente.

A la espera de otro tratamiento

La financiación de los fármacos para la terapia anti tabaco cuenta con detractores que piensan que el coste de los medicamentos no suponen una carga para el bolsillo del enfermo. Para reforzar esta teoría apostillan que una cajetilla de cigarrillos al día resulta más cara que la dosis de tratamiento diaria.

Aún así, numerosas organizaciones de médicos venían expresando la necesidad de que la adicción al tabaco recibiese un empujón por parte de la sanidad pública. De hecho, precisamente solicitaban que se incluyeran los medicamentos antitabaquicos en la lista de fármacos financiados con recursos públicos.

Sin embargo, existe otra terapia que ha quedado fuera de la subvención y que los especialistas también consideran que ha demostrado su eficacia en los tratamientos para dejar de fumar. Se trata de los parches de nicotina.

Para los médicos, la atención con parches de nicotina es el tercer método que debería ampliar el listado de opciones. La tasa de éxito de los parches de nicotina es menor que la de los otros fármacos. En concreto, se sitúa en torno al 22%.

No obstante, quienes defienden que también sean subvencionados argumentan que, aunque los parches poseen una tasa de éxito menor, todo depende del tipo de paciente. De todos modos y en cualquiera de los casos, lo que sí dejan claro es que la medicación debe ir acompañada de otras acciones conjuntas. Entre ellas no se descarta la atención psiquiátrica.

Requisitos para acceder a un medicamento para dejar de fumar subvencionado

Para acceder al tratamiento financiado por el Sistema Nacional de Salud, se han establecido ciertos requisitos que el paciente deberá cumplir. Además, desde Sanidad se apuesta por financiar un único intento anual por paciente. Es decir, si el paciente no sigue las indicaciones o vuelve a recaer, no tendrá derecho a un segundo intento financiado.

Los fumadores que quieran acogerse a estas terapias deberán reunir las siguientes condiciones:

✅ Estar dentro de algún programa de apoyo individual o en grupo.

✅ Haber intentado dejar de fumar al menos una vez en el último año.

✅ Presentar un una fuerte motivación.

✅ Fumar más de 10 cigarrillos diariamente.

✅ Presentar un alto grado de dependencia.

El precio diario del tratamiento se estima en 2,19 € por paciente que utilice la Vareniclina. Con el segundo medicamento para dejar de fumar, el Bupropión, el coste por día será de 0,66 €. Con la subvención, un fumador con aporte farmacéutico del 40% tendría que pagar 0,87 € diarios en el primer caso y 0,26 € en el segundo.

El paciente deberá someterse a un tratamiento de 12 semanas, aunque la prescripción se realizará por un mes. De este modo, pasado ese tiempo, se vuelve a valorar el grado de efectividad. Solo después de que se considere que el resultado es positivo se emitirá la siguiente receta.

Cómo funcionan ambos medicamentos

La eficacia del Bupropión ya ha sido probada. No obstante, la forma en que actúa es más desconocida que la de la Vareniclina. De todas formas, se tiene la idea de que debe aumentar ciertas sustancias en el cerebro. De esta manera, el Bupropión consigue disminuir el llamado efecto recompensa y las ganas de fumar.

En cuanto a la Vareniclina, se sabe que el medicamento bloquea los receptores cerebrales para la nicotina. Durante la primera semana de tratamiento está permitido fumar. Es entonces cuando el fármaco muestra su capacidad para disminuir el efecto recompensa. Al mismo tiempo, en el momento en que la sustancia se une a los receptores, se reduce el síndrome de abstinencia.

La tasa de éxito de los dos fármacos es muy similar y se sitúa en torno a un 35%. No obstante, hay que tener en cuenta que el Bupropión presenta más contraindicaciones que la Vareniclina. En cualquiera de los casos, los médicos advierten que para aumentar la tasa de abandono del tabaco, el tratamiento debe acompañarse con terapia psiquiátrica o psicológica.

En cuanto a la posología de los medicamentos hay que destacar que son distintas para cada sustancia. En el caso de la Vareniclina la dosis se va aumentando progresivamente. Durante los primeros días, cuando está permitido fumar, se ingiere una dosis de 0,50 mg por la mañana y luego también por la noche. A partir del octavo día, momento en que el fumador debe abandonar completamente el tabaco, tendrá que tomar 1 mg por la mañana y otro por la noche.

Sin embargo, el Bupropión se administra a través de una pastilla de 150 mg por la mañana. Esta posología no varía en ningún momento del tratamiento. La razón es que se probó a proporcionar otra dosis de la misma cantidad por la noche. Se observó un aumento de la toxicidad sin una mejora apreciable de su efecto.

Los beneficios de abandonar el tabaco

Un solo cigarrillo resulta extremadamente adictivo y perjudicial. Su efecto dañino se debe a la cantidad de sustancias tóxicas que contiene para las personas. La más conocida es la nicotina, con su elevada capacidad para producir dependencia en el fumador.

Pero sus efectos nocivos del tabaco no se quedan aquí. El cigarrillo libera una serie de sustancias irritantes y perjudiciales: monóxido de carbono, cianuro, amoniaco… etc. También hay que tener en cuenta las sustancias cancerígenas que contiene: polonio radiactivo, benzopirenos, arsénico, benzeno… etc.

Está demostrado que los efectos del tabaco contribuyen al desarrollo de las patologías con mayor índice de mortalidad en la mayoría de los países. Entre ellas destacan el infarto de miocardio y el cerebral, el cáncer y las enfermedades pulmonares. Además, según las estadísticas, este hábito acorta la vida del fumador hasta 10 años.

Las ventajas de dejar de fumar

Sin duda, la salud es lo primero y en este sentido no cabe duda de la importancia que tiene abandonar el hábito del tabaco. Sin embargo, existen otras cuestiones que potencian el hecho de que al dejar de fumar todo son ventajas. A la salud hay que añadir los beneficios para tu economía y la mejora del estado anímico.

✅ Menos probabilidades de sufrir un infarto.

✅ Descenso de la presión arterial y de los niveles de colesterol.

✅ Incremento de la función pulmonar.

✅ Mayor capacidad para afrontar la actividad física.

✅ Menor incidencia de infección en las vías respiratorias.

✅ Descenso muy significativo de aparición de cáncer.

✅ Ahorro económico…

Para terminar, es preciso volver a hacer hincapié en la oportunidad que tienen los fumadores para liberarse de su hábito. Con este segundo medicamento para dejar de fumar, el Bupropión, se amplían las opciones de soluciones farmacológicas subvencionadas por el Sistema Nacional de Salud. Esta es una ocasión para olvidar el tabaco de una vez por todas.

powered by Typeform