La eficacia del Champix para dejar de fumar se ha comprobado en m√°s de 14 ensayos cl√≠nicos. Adem√°s, la experiencia sanitaria en la Comunidad de Navarra, donde lleva dos a√Īos subvencionado, arroja una tasa de √©xito del 40%.


Por primera vez, el ministerio de Sanidad decide incluir un fármaco antitabaco en la partida de medicamentos financiados. Champix permitirá a los fumadores intentar dejar de fumar con receta médica a partir de enero de 2020.

El fármaco no es un desconocido para los médicos de familia. La baza que proporciona Champix para dejar de fumar se centra en el alivio de los síntomas del síndrome de abstinencia. A partir de ahora, los pacientes podrán adquirir el tratamiento a un precio mucho más asequible.

Efectivamente, Champix no es un desconocido. No obstante, su nombre se ha abierto paso en las conversaciones cotidianas desde hace unos días. Para los no fumadores se ha revelado como toda una novedad. Sin embargo, desde 2007 este medicamento está a la venta y ha ayudado a dejar de fumar a miles de personas.

La resolución del ministerio de Sanidad permitirá una bajada del precio del tratamiento y, por ello, la posibilidad de dejar de fumar se extenderá a un porcentaje de la población fumadora que no podía hacer frente al precio del fármaco.

El respaldo de facultativos y expertos

Ya hemos comentado que este medicamento no era ajeno a los médicos de familia. Muchos de ellos ya aconsejaban a sus pacientes iniciar el tratamiento con Champix. El impedimento para gran parte de los fumadores radicaba en el elevado coste que conllevaba.

Sin embargo, los médicos de familia continuaron vigilando muy de cerca la eficacia de la medicina. Lo cierto es que se ha constatado que su tasa de éxito es muy alta y roza el 40%. Esta cifra ha resultado lo suficientemente alentadora como para que los facultativos recomendaran a pacientes fumadores que lograran vencer su adicción de manera definitiva con la ayuda de Champix.

La comunidad m√©dica ‚Äúconf√≠a‚ÄĚ en Champix

Champix pertenece a ese grupo de fármacos, como el Bupropión o los parches de nicotina, que se utilizan para dejar de fumar. Sin embargo, Champix ha demostrado, con estudios y ensayos clínicos, ser el medicamento con mayor porcentaje de casos de éxito.

Adem√°s, el fumador no solo deja el tabaco durante el tratamiento sino que en el 40% de los casos contin√ļan sin fumar pasado un a√Īo desde la retirada de la medicaci√≥n. Esto dota a este f√°rmaco de un aire de confianza para la comunidad m√©dica, los propios fumadores y el sistema de la sanidad p√ļblica.

En relaci√≥n con este √ļltimo dato, los responsables del ministerio de Sanidad expresan su preocupaci√≥n por la difusi√≥n de falsos m√©todos para dejar de fumar. Es el caso de sustituir el cigarrillo por nuevas formas de fumar. Entre ellas destacan el cigarrillo electr√≥nico, los vapeadores, el tabaco de liar o las pipas de agua.

Los expertos del ministerio advierten de que estos sustitutos de los cigarrillos tradicionales no contribuyen a superar el tabaquismo. Al contrario, la falsa impresi√≥n de que no se est√° fumando tabaco normal est√° ayudando a incrementar el n√ļmero de fumadores, incluso a edades muy tempranas.

El tabaco te ata y te mata

Por todo lo que hemos analizado, el ministerio ha lanzado la campa√Īa ‚ÄúEl tabaco te ata y te mata‚ÄĚ. La finalidad es derribar estos falsos mitos y concienciar de los peligros que conlleva estas nuevas formas de fumar. Advierten, adem√°s, que todas ellas crean adicci√≥n y son perjudiciales para la salud.

Lo cierto es que para los agentes implicados en la lucha contra el tabaquismo, la opción de Champix para dejar de fumar puede convertirse en un gran punto de inflexión. La medida puede resultar tan rompedora como lo fue en su día la revolucionaria Ley Antitabaco. La legislación que impulso José Luis Rodríguez Zapatero en 2006, endurecida en 2011, fue polémica y contó con muchos detractores.

No obstante, socialmente asumida con el paso de los a√Īos, a√ļn es preciso tomar medidas para poder atajar el tabaquismo. La raz√≥n es que, transcurrido el tiempo, en la actualidad se ha experimentado un repunte del n√ļmero de fumadores.

As√≠ lo pone de manifiesto la encuesta sobre tabaquismo llevada a cabo por la Sociedad Espa√Īola de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC). Los resultados apuntan a que, entre 2017 y 2019, el n√ļmero de fumadores ha aumentado en casi un 3,5%. Esto significa que en Espa√Īa los fumadores ocupan un 23,3% de la poblaci√≥n.

Puesto que las campa√Īas de concienciaci√≥n no acaban por calar en un porcentaje tan alto de fumadores, el ministerio de Sanidad opta por intentar solventar la problem√°tica desde otro punto de acci√≥n. En este caso, la opci√≥n pasa por ir a la ra√≠z del tabaquismo desde la base: intentar superar la adicci√≥n sin m√°s.

Polémica por la financiación del fármaco

La polémica no se ha hecho esperar ante el anuncio realizado por el ministerio de Sanidad. Para muchas organizaciones y asociaciones de consumidores el tabaquismo es una adicción que se elige. Sin embargo, existen muchas cuestiones relacionadas con la salud que se han visto afectadas por los recortes presupuestarios.

Para estos usuarios, los pacientes espa√Īoles han visto c√≥mo dejaban de subvencionarse medicamentos de vital importancia. Un gran n√ļmero de f√°rmacos han salido de la cartera de subvencionables y ahora es el enfermo quien debe hacer frente al importe.

Además, argumentan, que esa medida contribuyó a que muchos pacientes tuvieran que elegir entre afrontar sus gastos básicos (alquiler, agua, luz, gas…) o pagar sus medicinas. Por lo que muchos enfermos se vieron obligados a quedarse sin medicación.

No obstante, el tratamiento de los pacientes afectados por enfermedades derivadas o agravadas por el consumo de tabaco supone un gran desembolso anual para las arcas p√ļblicas. Lo cierto es que, seg√ļn datos de la Sociedad Espa√Īola de Oncolog√≠a M√©dica (SEOM), ‚Äúentre el 30 y el 50% de los tumores son evitables adoptando h√°bitos de vida saludables‚ÄĚ.

Adem√°s, uno de los principales factores de riesgo de padecer un c√°ncer es el tabaco, responsable de hasta un 33% de los tumores y de hasta un 22% de las muertes por c√°ncer, seg√ļn datos de la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS).

Ser√≠a un buen paso destinar el ahorro que conllevar√° disminuir esos costosos tratamientos a potenciar el sistema p√ļblico de salud.

Cu√°ntas personas se beneficiar√°n de Champix

Los laboratorios Pfizer, comercializadores del fármaco, aseguran que se han realizado más de 14 ensayos clínicos con el medicamento. Gracias a ello, más 7.000 personas participaron para dejar de fumar.

El centro de la diana se coloca sobre aquellos pacientes que desean dejar de fumar, no lo consiguen y, encima, vuelven a recaer de manera sistem√°tica. Las estimaciones advierten de que ese porcentaje de fumadores que se encuentra en esta situaci√≥n no es, ni mucho menos, peque√Īo.

Seg√ļn la encuesta de semFYC, casi 11 millones de individuos consume cigarrillos en nuestro pa√≠s. Ya hemos visto que la cifra, lejos de disminuir, ha crecido casi un 3,5% en el √ļltimo a√Īo. Por si fuera poco, un 66% de esos fumadores espa√Īoles intentan superar el h√°bito una media de un par de veces antes de lograrlo definitivamente.

Si atendemos a los datos facilitados por Pfizer, durante el a√Īo pasado se sometieron a tratamiento con Champix 85.000 fumadores en Espa√Īa. Seg√ļn Sanidad, tras realizar unas valoraciones, ha considerado que la cifra se situar√≠a en torno a los 70.000 pacientes. En cualquiera de los dos casos, los n√ļmeros parecen respaldar el √©xito del medicamento.

Eficacia de Champix para dejar de fumar

Existen evidencias cl√≠nicas obre la eficacia de este f√°rmaco para dejar de fumar. De hecho, uno de los recursos m√°s interesantes provienen de los pacientes con los que ha tratado la Comunidad de Navarra. Aqu√≠ esta terapia lleva financiada desde hace un par de a√Īos y la valoraci√≥n ha resultado muy positiva, a juicio de los expertos.

Solo a lo largo del √ļltimo a√Īo, m√°s de 6.000 fumadores pudieron servirse de la ayuda que supone el Champix para dejar de fumar. Recibieron el tratamiento a trav√©s de los centros de salud navarros. Las cifras confirman que m√°s de un 35% de los pacientes que formaron parte del programa antitabaco segu√≠an sin fumar un a√Īo despu√©s de empezar con el tratamiento.

No obstante, hay que dejar claro que la medicaci√≥n no act√ļa por s√≠ sola. El paciente debe aportar su fuerza de voluntad para conseguir sus objetivos: dejar de fumar. No se puede olvidar que el tabaquismo es una adicci√≥n. Incluye, por tanto, factores f√≠sicos, psicol√≥gicos y conductuales. En este caso, voluntad y farmacolog√≠a deben complementarse para alcanzar el √©xito.

De nuevo, en el apartado de estudios científicos, las cifras resulta muy esclarecedoras. Las probabilidades de salir exitoso del tratamiento son las siguientes:

· A la cuarta semana de tratamiento las probabilidades de abandonar el hábito se multiplican por dos.

· A las ocho semanas estas probabilidades se multiplican por cinco.

· Si se completa el tratamiento de 12 semanas esas probabilidades de éxito se multiplican por once.

Cómo es el tratamiento

El Champix contiene el principio activo denominado vareniclina. Su eficacia reside en la capacidad de la sustancia para aliviar el síndrome de abstinencia provocado por la carencia de nicotina.

Para conseguir este fin, el principio activo act√ļa directamente sobre los receptores cerebrales. A la vez reduce los efectos placenteros que produce el tabaco. Dicho de forma m√°s coloquial, con el tratamiento se consigue que el afectado comience a no sentir gusto por el cigarrillo.

El proceso se lleva a cabo con el principio activo en forma de pastillas. El tratamiento ha de perdurar durante, al menos, 12 semanas. Este periodo est√° dividido en distintas fases. A trav√©s de ellas la ingesta del f√°rmaco se introduce de forma paulatina. Mientras, al principio, el afectado contin√ļa fumando hasta que abandona el h√°bito.

La dosis de vareniclina va aumentado de forma gradual. Esta recomendación hace que el fumador vaya abandonando el tabaco hasta completar las 12 semanas, fecha en la que ya ha debido eliminar el hábito por completo.

Precio del tratamiento y porcentaje financiado por Sanidad

El precio de Champix est√° relacionado con el tipo de pack que vaya a elegir el fumador. Durante el primer mes se recomienda un lote inicial que cubrir√° las primeras cuatro semanas. Este pack tiene un precio de 125 euros.

Cuando se pasa al segundo mes el paciente puede decantarse por dos opciones diferentes. La primera es un pack de continuación para cuatro semanas valorado en 130 euros. La segunda opción está compuesta por un pack de continuación para ocho semanas y cuesta poco más de 90 euros.

Al llegar al tercer mes, la persona que desea dejar de fumar definitivamente también puede optar por dos alternativas diferentes. La primera se centra en un pack de continuación de cuatro semanas que cuesta 130 euros o un pack de ocho semanas por un precio de poco más de 91 euros.

Hay que dejar claro que los diferentes packs van en función del grado de adicción que presenta el fumador. En este caso, debe ser el médico de familia quien ha de realizar el cálculo de las cantidades de Champix que precisa el paciente. Además, deberá supervisar la evolución del tratamiento.

Por primera vez, la sanidad p√ļblica financiar√° un tratamiento contra el tabaquismo. Sabemos que entrar√° en vigor en enero de 2020 pero a√ļn no han hecho p√ļblico el porcentaje que asumir√° como cofinanciaci√≥n. A√ļn tendremos que esperar un poco para saber por cu√°nto saldr√° la medicaci√≥n definitivamente.

Cómo debe ser la terapia complementaria para garantizar el éxito

Los ensayos clínicos han constatado que el tratamiento funciona. Al menos un 40% de los fumadores que lo han probado han conseguido dejar de fumar definitivamente. Sin embargo, aunque tremendamente eficaz, la vareniclina no posee propiedades mágicas.

Los expertos que han intervenido en el seguimiento de las personas que se han tratado con ella advierten de que este principio activo solo funciona si el afectado está dispuesto a cumplir con una serie de requisitos. Estos requerimientos afectan a sus hábitos, la conducta y el apoyo psicológico.

Apoyar la medicación con otras terapias para dejar de fumar

Resulta interesante la valoraci√≥n que realiz√≥ a la Agencia EFE Andrea Gallego, responsable del Grupo de Tabaquismo de la Sociedad Espa√Īola de Medicina General y de Familia (SEMG). Seg√ļn la experta, ‚Äúel f√°rmaco por s√≠ solo no sirve, es necesario que a los pacientes se les prescriba, adem√°s de la vareniclina, un tratamiento cognitivo-conductual‚ÄĚ.

Siguiendo esta estrategia, la primera acción que debe llevarse a cabo es el trazado de una estrategia. El fumador debe encontrar su propia motivación para dejar de fumar. Es de utilidad exponer por escrito las ventajas y los inconvenientes que supone continuar con el hábito.

Despu√©s de esta acci√≥n, que puede servir de refuerzo positivo y motivaci√≥n para acometer el tratamiento, hay que seguir ahondando en la t√°ctica. Seg√ļn los expertos, es muy aconsejable o√≠r el propio cuerpo. Determinar qu√© molestias y enfermedades, derivadas del tabaquismo, empiezan a menoscabar una buena calidad de vida.

Los beneficios de dejar de fumar son inmediatos

No hay que olvidar que al dejar de fumar se consigue un efecto inmediato. De hecho, si un fumador pasa solamente 20 minutos sin fumar, podrá comprobar que su frecuencia cardíaca y su presión arterial recobran sus valores normales.

Solo hacen falta ocho horas para que la concentración de nicotina y monóxido de carbono en sangre disminuya hasta la mitad. Además, el nivel de oxígeno se recupera hasta alcanzar niveles normales.

En 15 días de abstinencia, la capacidad de los pulmones se verá aumentada de manera muy significativa. La persona podrá encarar actividades como ejercitarse físicamente con mayor facilidad. El bienestar general se verá también incrementado gracias a las ganas de mantenerse activo, puesto que las trabas que suponía el tabaco empiezan a remitir.

Como √ļltimo apunte, una vez que se ha logrado cumplir con el objetivo de eliminar el tabaco de sus vidas, los pacientes ven c√≥mo el riesgo de padecer una dolencia coronaria disminuye en un 50% en tan solo un a√Īo y sigue en progresi√≥n por cada a√Īo que contin√ļa alejado de los cigarrillos. Por supuesto, no podemos olvidar que el riesgo de desarrollar un c√°ncer vinculado al tabaquismo se reduce significativamente.

Est√° claro que la inclusi√≥n de Champix como f√°rmaco subvencionado por la Administraci√≥n P√ļblica, va a ayudar a muchos fumadores a dejar atr√°s este h√°bito tan nocivo. De todos modos, es preciso una preparaci√≥n mental y fijarse el objetivo con una buena mentalizaci√≥n. Apoya tu terapia farmacol√≥gica con otras y en poco tiempo habr√°s conseguido vencer al tabaco. La app de Zensei puede ayudarte con tu salud respiratoria.