Existen muchas causas que pueden provocar dolor en el pecho al toser.

De todos modos, no todas son graves

Si quieres conocer posibles causas, sigue leyendo, que te las contamos e intentamos ayudarte a que te encuentres mejor.


powered by Typeform

tos y dolor pecho

Existen muchas causas que pueden provocar dolor en el pecho al toser. En ciertos casos, incluso la sintomatología puede ir acompañada de chillido en el pecho. De todos modos, no todos los procesos que cursan tos con dolor en el pecho revisten gravedad. Te mostramos algunas circunstancias.

El dolor torácico puede manifestarse de diversas formas. Puedes sentir desde una punzada aguda hasta una molestia sorda. Se dan ocasiones en las que puede ponerse de manifiesto a través de presión en el pecho por ansiedad. Este problema en concreto también puede ir acompañado de dolor en el pecho y en la espalda.

Pero, para comprender situaciones asociados a la tos, como el sonido en el pecho o las sibilancias, sería recomendable comprender qué es la tos.

Qué es la tos

La tos es un reflejo, una respuesta automática del cuerpo ante un irritante. Nuestras gargantas y vías respiratorias están equipadas con nervios que detectan los elementos que provocan la irritación. Una vez estimulados, envían una señal al cerebro.

El cerebro ordena a los músculos de la pared torácica y el abdomen que realicen una respiración profunda y una exhalación. Ambas acciones son llevadas a cabo con extrema rapidez para eliminar el irritante.

Esta respuesta es casi instantánea y muy efectiva. La tos puede expulsar el aire y las partículas de los pulmones y la garganta a velocidades cercanas a 80 kilómetros por hora.

Cómo afecta la tos a tu cuerpo

La tos ocasional es una respuesta saludable y normal. Nuestras gargantas y pulmones producen una pequeña cantidad de mucosidad para mantener húmedas las vías respiratorias. También compone una película delgada que funciona como una barrera protectora contra los agentes externos que podemos respirar.

Una tos ocasional ayuda a movilizar la mucosidad y no tiene efectos adversos en tu cuerpo. La tos también permite la eliminación rápida de toxinas que podríamos inhalar accidentalmente.

Sin embargo, la tos persistente no es normal y siempre debe llamar la atención de tu médico. Podría ser un indicador de una enfermedad que precise de tratamiento. Este tipo de tos suele ir acompañada de otros síntomas: secreción nasal, reflujo ácido, dificultad para respirar, dolor en el pecho, aumento de la producción de moco, moco coloreado o con sangre, etc.

La tos puede ser el único síntoma de una enfermedad o puede presentarse con otros síntomas en enfermedades de los pulmones, del corazón, el estómago o el sistema nervioso. Algunos de los síntomas comunes asociados con la tos son:

  • Falta de aliento.
  • Disminución de la tolerancia al ejercicio.
  • Sibilancias o silbido de pecho.
  • Nariz que moquea.
  • Dolor de garganta.
  • Acidez.
  • Pérdida de peso.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Sudores nocturnos.
  • Dificultad para tragar / tos al tragar.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para desarrollar tos son:

  • Tabaquismo. El tabaquismo es un factor de riesgo importante para la tos crónica. Afecta tanto a fumadores activos como pasivos.
  • Mantener contacto con un paciente de infecciones respiratorias. Las infecciones respiratorias pueden ser muy contagiosas.
  • Alergias. Las personas con alergias tienen un mayor riesgo de desarrollar tos cuando se exponen a un alérgeno.
  • Factor ambiental. Algunos lugares de trabajo podrían producir irritantes en el aire que uno puede respirar y desarrollar tos. Las áreas de alta contaminación o el uso de carbón para cocinar o calentar también pueden aumentar el riesgo de tos.
  • Enfermedades pulmonares crónicas. Las personas con asma, bronquiectasias (vías aéreas agrandadas), EPOC e infecciones pulmonares previas con cicatrices son más propensas a sufrir ataques de tos.
  • Género femenino. Las mujeres tienen un reflejo de tos más sensible, lo que aumenta su riesgo de desarrollar tos crónica.

    Cuándo pedir asistencia médica

Es muy importante que te pongas en contacto con los servicios de urgencia o con tu médico en los siguientes supuestos:

  • Dificultad repentina y severa para respirar.
  • Cara hinchada y urticaria.
  • Dolor de pecho severo.
  • Tos con sangre (hemoptisis).
  • Recientemente has estado expuesto a un paciente con tuberculosis o tos ferina.
  • Tienes dificultad para respirar.
  • Tienes fiebre.
  • Tienes flema con sangre o flema con pus.
  • Tienes sibilancias repentinas o sibilancias que no se resuelven con los inhaladores.
  • Se te inflaman las piernas y experimentas dificultad para respirar, especialmente cuando estás acostado.

    Silbidos en el pecho y tos seca

Por qué suena el pecho. Un silbido agudo cuando inhalas o exhalas significa que tus vías respiratorias se han estrechado. Esto podría deberse al asma, pero también puede estar ocasionado por una infección o una reacción alérgica.

Las sibilancias también pueden indicar que inhalaste algo por accidente y que está atascado en tus vías respiratorias. El chillido en el pecho suele estar muy asociado a la tos seca.

Pero, al margen de sensaciones de opresión o ardor y esos sonidos en el pecho, ¿qué produce dolor en el pecho al toser?

12 causas que producen dolor en el pecho al toser

El hecho de que tengas tos no tiene por qué estar asociado a una patología grave. De hecho, lo más común es vincularlo a un resfriado común o una irritación de garganta. ¿Pero qué pasa si desarrollas dolor en el pecho al toser? ¿Deberías estar preocupado?

El dolor en el pecho y la tos pueden desencadenarse por afecciones que afectan los pulmones, como la bronquitis aguda y la neumonía. De todos modos, aquí te ofrecemos una lista de afecciones que cursan con dolor en el pecho al toser, para que pueda servirte como guía para identificar algunas causas.

1. Bronquitis aguda

La bronquitis aguda es la inflamación de los tubos que transportan aire hacia y desde tus pulmones. A veces se la conoce como resfriado de pecho. La irritación de los tubos bronquiales puede causar ataques repetidos de tos, lo que puede causar molestias en el pecho. La bronquitis aguda es temporal y los síntomas mejoran en aproximadamente una semana, aunque la tos puede durar hasta varias semanas.

2. Neumonía

La neumonía es una infección de los sacos de tus pulmones. Puede tener un origen bacteriano, viral o micótico. La neumonía causa un aumento de la producción de moco, lo que puede desencadenar la tos. La tos persistente, a su vez, causa dolor en el pecho.

Otros síntomas de la neumonía incluyen:

  • Fiebre alta
  • Resfriado
  • Poco apetito
  • Transpiración
  • Fatiga
  • Confusión

3. Pleuresía

La tos y el dolor de pecho pueden deberse a la pleuresía. Esta es una inflamación en el tejido que recubre los pulmones y la cavidad torácica. La inflamación puede causar dolor agudo en el pecho que empeora al respirar, estornudar o toser. La inflamación también puede dificultar la respiración, provocando tos en algunas circunstancias.

4. Gripe

La gripe es una enfermedad respiratoria contagiosa que causa los siguientes síntomas:

  • Fiebre
  • Dolores musculares
  • Nariz que moquea
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga

El exceso de producción de moco también puede desencadenar una tos persistente, que puede provocar dolor en el pecho. La molestia en la zona torácica mejora una vez que la tos disminuye.

5. EPOC

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es un término general para describir las dolencias pulmonares crónicas y progresivas. Incluye enfisema, bronquitis crónica y asma refractaria. El síntoma principal de la EPOC es la disnea.

Fumar y la exposición prolongada al aire deficiente puede causar esta enfermedad. La inflamación en los pulmones aumenta la producción de moco, causando tos crónica y opresión en el pecho.

6. Asma

Con el asma, la inflamación provoca el estrechamiento de las vías respiratorias. Esta contracción puede dificultar la respiración, causando silbido de pecho y una tos crónica en algunas personas. El asma también puede provocar exceso de moco, lo que puede aumentar los episodios de tos. El dolor en el pecho puede seguir a la tos y la dificultad para respirar puede transformarse en una sensación de opresión en el pecho.

7. Reflujo ácido

El reflujo ácido es una enfermedad digestiva que ocurre cuando el ácido del estómago regresa al esófago. Puede causar regurgitación y náuseas, así como tos. La acidez es un síntoma clásico de reflujo ácido. Se puede sentir como ardor en el pecho.

8. Embolia pulmonar

La embolia pulmonar es un coágulo de sangre que viaja a los pulmones. Puede causar dificultad para respirar, dolor en el pecho y tos. Un coágulo de sangre en tus pulmones puede confundirse con un ataque al corazón. Además puede ir acompañado de tos con vetas sanguinolentas en los esputos.

Otros síntomas incluyen:

  • Dolor o hinchazón en las piernas
  • Fiebre
  • Transpiración
  • Aturdimiento
  • Mareo

9. Cáncer de pulmón

Si tienes antecedentes de tabaquismo y desarrollas una tos persistente con dolor en el pecho, consulta a un médico. El cáncer de pulmón temprano puede no causar síntomas. A medida que el cáncer crece, puede desarrollarse opresión en el pecho o dolor. La falta de aliento puede llevar a una tos crónica que produce sangre.

10. Lupus

El lupus es una enfermedad autoinmune que afecta a diferentes tejidos y órganos del cuerpo. Esto incluye a las articulaciones, la piel y los pulmones. Cuando el lupus afecta el sistema pulmonar, el revestimiento exterior de los pulmones se inflama. Esta inflamación causa dolor en el pecho, dificultad para respirar y tos crónica.

Otros síntomas del lupus incluyen:

  • Fatiga
  • Dolor en las articulaciones
  • Fiebre
  • Erupción en forma de mariposa en la cara

11. Neumotórax

A menudo causado por una lesión en el tórax, el neumotórax ocurre cuando una parte del pulmón se colapsa, liberando aire en la cavidad torácica. Esto también puede causar un dolor que empeora cuando respiras.

12. Hipertensión pulmonar

Con un dolor en el pecho parecido al de la angina, esta presión arterial anormalmente alta en las arterias pulmonares hace que el lado derecho del corazón trabaje demasiado duro.

Otras causas del dolor en el pecho

Ya hemos visto algunas de ellas, pero existen muchas afecciones que cursan con dolor torácico. De hecho, algunas de estas patologías pueden esconder un problema grave de salud. Es el caso de las dolencias que están relacionadas con el corazón o los pulmones. De todas las maneras, un dolor en el pecho no tiene por qué esconder un problema cardíaco.

Puesto que existe la posibilidad de que el dolor en pecho, sobre todo sin causa aparente y persistente, puede indicar un problema grave, se recomienda la asistencia médica inmediata.

Cómo se presenta el dolor torácico

Son muchas las maneras en que puede manifestarse el dolor torácico. Veamos algunas de las más habituales:

  • Dolor en el centro del pecho.
  • Dolor en el pecho al respirar.
  • Dolor en pecho y espalda por ansiedad.
  • Dolor debajo del pecho izquierdo.
  • Presión en el pecho por cuadro ansioso.

Nosotros vamos a centrarnos en algunas de estas molestias y en una cuestión que se deriva de algunos de estos casos: las causas del dolor en el pecho al toser.

Dolor en el pecho por dolencias de corazón

Enfermedades cardíacas, como el infarto agudo al miocardio o la angina de pecho, presentan este síntoma. Lo describen como una opresión o un dolor debajo del pecho que sube hasta la mandíbula y puede extenderse hasta el brazo y la espalda.

En el caso de padecer dolor en el centro del pecho, también podría ser la señal de otra enfermedad cardiovascular. Así es como cursa la pericarditis. Se trata de un proceso inflamatorio de la membrana que rodea al corazón.

No hay que confundir estos síntomas con la presión en el pecho por ansiedad. La sensación puede resultar tan intensa que se puede confundir con un ataque al corazón o una angina de pecho.

En cualquier caso, cuando exista la más mínima sospecha de que el dolor puede ser la manifestación de que estás sufriendo un infarto, debes ponerte en manos del médico lo más urgentemente posible.

La misma diligencia se recomienda en caso de padecer un dolor repentino y muy agudo. Detrás de él podría encontrarse la rotura de la pared aórtica. El dolor que produce es muy intenso y súbito. Afecta al tórax y a la zona superior de la espalda.

Presión en el pecho por ansiedad

Un nivel elevado y continuo de estrés, estar sometido a mucha ansiedad o padecer una depresión son motivos que desencadenan cuadros dolorosos próximos al corazón. Resulta más sencillo poder identificarlos. Sin embargo, en ciertas ocasiones pueden llegar a resultar tan intensos que se confunden con infartos agudos del miocardio.

Afortunadamente, este dolor torácico posee un carácter más benigno, aunque resulte angustioso para quien lo padece. Surge de modo repentino. Además, puede combinarse con presión en el pecho y punzadas.

Suele situarse en la región torácica y en la boca del estómago, las áreas propensas a la concentración de sintomatologías relacionadas con las emociones.

Dolor por causas gastrointestinales

El aparato digestivo es uno de los que más afectados por las molestias en el pecho. Aquí tenemos algunas dolencias gastrointestinales que pueden cursar con dolor torácico:

  • Trastornos de la contracción esofágica. Los espasmos y las contracciones asociadas al “esófago en cascanueces”, son problemas esofágicos que pueden causar dolor en el pecho.
  • Hipersensibilidad esofágica. Esto ocurre cuando el esófago se vuelve muy doloroso con el menor cambio en la presión o la exposición al ácido.
  • Rotura esofágica o perforación. Un dolor súbito y severo en el pecho, después de un vómito o un procedimiento en el que el esófago se vea involucrado, puede ser el signo de una rotura en el esófago.
  • Úlceras pépticas. Una vaga molestia recurrente puede ser el resultado de estas llagas dolorosas en el revestimiento del estómago o en la primera parte del intestino delgado.
  • Hernia de hiato. Este problema común ocurre cuando la parte superior del estómago empuja hacia la parte inferior del tórax después de comer. Esto a menudo causa síntomas de reflujo, como ardor de estómago o dolor en el pecho. El dolor tiende a empeorar cuando te acuestas.
  • Pancreatitis. Es posible que tenga pancreatitis si tienes dolor en la parte inferior del tórax, que a menudo empeora cuando estás acostado y mejora cuando te inclinas hacia adelante.
  • Problemas de la vesícula biliar. Después de una comida grasienta, ¿tienes una presión o dolor en la parte inferior del pecho o en la parte superior derecha del abdomen? Si es así, tu dolor de pecho puede deberse a un problema de la vesícula biliar.

    Dolor por problemas en los huesos, músculos o nervios

A veces, el dolor en el pecho puede deberse a una lesión en el área torácica por una caída, esfuerzo o accidente. Los virus también pueden causar dolor en la zona del pecho. Otras causas de dolor en el pecho incluyen:

  • Fractura de costilla.
  • Tensión muscular.
  • Herpes.

Diagnóstico para el dolor en el pecho al toser

No hay una sola prueba para diagnosticar la causa subyacente de la tos y el dolor en el pecho. Tu médico puede realizar un examen físico y preguntarte acerca de los síntomas que acompañan a esta situación. Se muy preciso acerca de cómo te sientes. Es muy importante para que el especialista pueda ordenar pruebas de imágenes del tórax. De esta manera intentará encontrar signos de infección, inflamación o tumores.

Es posible que tu médico también a otros tipos de análisis. Entre ellos destacan los siguientes:

  • Pruebas de imagen. Pueden incluir una radiografía de tórax, una tomografía computarizada o una resonancia magnética.
  • Prueba de función pulmonar. Esta prueba medirá cómo están llevando los pulmones el oxígeno hasta la sangre.
  • Prueba de esputo. Sirve para revisar el moco en busca de signos de infección o alergia.
  • Hemograma completo. Esto puede ayudar a confirmar o descartar el lupus. La prueba evalúa tu número de glóbulos rojos. Un recuento bajo puede indicar anemia, un síntoma de lupus. Los análisis de sangre también pueden detectar anticuerpos que indiquen lupus.

Tratamiento

El tratamiento del dolor en el pecho depende mucho del diagnóstico. Es muy importante que se determinen las causas del dolor torácico para aplicar el tratamiento más adecuado. Se pueden usar varios medicamentos diferentes para tratar una afección en particular.

  • Angina estable: el tratamiento consiste en aspirina y un betabloqueante o nitrato para disminuir la carga de trabajo del corazón y relajar los vasos sanguíneos que lo suministran.
  • Neumonía: el tratamiento consiste en un antibiótico. También puede ser necesario el suministro de oxígeno, soporte de líquidos y hospitalización, según la edad del paciente y la gravedad de la infección.
  • Embolia pulmonar: la gran mayoría de los pacientes comenzarán con un anticoagulante para prevenir la formación de nuevos coágulos.
  • Dolor en la pared torácica: un antiinflamatorio no esteroideo y / o un relajante muscular pueden proporcionar alivio.
  • Enfermedad por reflujo ácido / úlcera péptica: un medicamento que bloquee la producción de ácido puede aliviar el dolor asociado con estas afecciones.
  • Ataque de pánico: para el dolor de pecho relacionado con la ansiedad, se justifica el tratamiento del trastorno de ansiedad subyacente con una combinación de terapia psicológica y un antidepresivo.
  • Herpes Zoster: para este diagnóstico, tu médico te recetará un analgésico antiviral.

Si la tos y el dolor en la caja torácica es aguda y persistente es preciso que contactes con tu médico lo antes posible. Las causas que producen dolor en el pecho al toser no tienen por qué ser graves, pero es mejor que descartes un origen más serio en caso de que la situación persevere.

Referencias:

Learn About Cough. Chest Foundation.

Dolor en el Pecho. Chemocare.

Dolor de Pecho: primeros auxilios. Mayo Clinic.

Dolor torácico. Clínica Universidad de Navarra.

Registros de Enfermería en la valoración del dolor en el Infarto Agudo de Miocardio. Revista Científica de la Asociación Española de Enfermería en Cardiología.

Tos en adultos. Manual MSD.

Sibilancias. MedlinePlus.

Causes of Chest Pain—Pulmonary Problems. Verywell Health.

powered by Typeform