Te ofrecemos una guía sobre los principales aspectos que debes conocer sobre el jarabe de saúco y el uso de las bayas de este arbusto.


Jarabe de sauco contra la gripe

A lo largo y ancho del mundo son muchos los partidarios de la baya del saúco. Aseguran que esta fruta es una de las soluciones más versátiles de la naturaleza para un buen número de enfermedades. Una de las formas de administración, quizá la más empleada, sea el jarabe de saúco. Se emplea como un buen aliado contra la gripe y el resfriado.

Existen más de 30 tipos de plantas y árboles de saúco por todo el mundo. La versión europea (también conocida como Sambucus nigra) es la que está más ligada a la salud y la curación. Su historia se remonta al año 400 a. C. El mismísimo Hipócrates, el “Padre de la Medicina”, llamó a este árbol de los ancianos su “botiquín”.

En la medicina popular y alternativa actual, el saúco está ampliamente considerado como una de las plantas más curativas del mundo.

Los beneficios para la salud de la baya del saúco

Este antiguo remedio para el resfriado y la gripe también puede tener otros beneficios. El saúco ofrece una baya muy característica de color púrpura. Este frutillo es una fuente rica de antioxidantes. Se trata de las antocianinas.

El jarabe de saúco tiene fama de ser eficaz en el tratamiento del resfriado común, la gripe, el estreñimiento, la fiebre del heno y las infecciones sinusales. Otros sostienen que puede ser útil para tratar el dolor de muelas, la ciática y las quemaduras, entre otras cosas. Sin embargo, algunas de estas afirmaciones están menos respaldadas por investigaciones que otras.

El saúco europeo o saúco negro es la especie más utilizada en suplementos. No obstante, existen otras especies de saúco que también producen bayas ricas en antocianinas. Hay varias opciones y formas de preparar las suplementaciones de saúco: gominolas, pastillas, jarabes, tés… etc.

Jarabe de saúco propiedades

Muchos de los beneficios para la salud de la baya del saúco se pueden atribuir a la antocianina. Como antioxidante, la antocianina actúa limpiando el cuerpo de radicales libres que dañan las células a nivel del ADN.

También conviene destacar que el jarabe de saúco posee propiedades antivirales que pueden prevenir o reducir la gravedad de ciertas infecciones comunes. En concreto, la baya del saúco también ejerce efectos antiinflamatorios, reduciendo la hinchazón y el dolor al atenuar la respuesta inmune del cuerpo.

Resfriados y gripe

El jarabe de jugo de saúco se ha venido utilizado durante siglos. Siempre ha sido considerado como un remedio casero para tratar el resfriado y la gripe. Su eficacia deriva precisamente de esas propiedades antivíricas que pueden hacer frente a los virus que se esconden detrás de estas patologías.

Se cree que el jarabe de saúco para la gripe y el resfriado reduce la gravedad y la duración de la infección. Para ello, debe ser administrado dentro de las 48 horas posteriores a los primeros síntomas.

Alguna evidencia preliminar de pequeñas investigaciones respalda esta afirmación. En 2019 se llevó a cabo un estudio sobre el uso del saúco negro. Concretamente se analizaba la incidencia para el resfriado y la gripe. El resultado sugirió que la fruta redujo sustancialmente los síntomas de las vías respiratorias superiores.

En 2016 se llevó a cabo otra investigación en Australia. Esta vez se usó un grupo de población bastante curioso. En concreto se analizaba a 312 pasajeros de líneas aéreas de larga distancia. La razón para ello era que estos viajeros frecuentes estaban sometidos a condiciones más fatigosas para su sistema inmunológico.

Aquellos individuos que usaron extracto de saúco 10 días antes y 5 días después de su vuelo tuvieron un 50% menos de días de enfermedad por resfriado que quienes ingirieron placebo. Además, los pasajeros en los que se administró el saúco padecían unos resfriados menos severos, según se desprendía del análisis de los síntomas del tracto respiratorio superior.

No obstante, a pesar de los resultados, se llegó a la conclusión de que el saúco no parecía tener la capacidad de reducir el riesgo de coger un resfriado. Tanto el grupo que se trató con saúco como el que tomó placebo tuvieron más o menos la misma cantidad de infecciones.

En cambio, un estudio de 2012 con respecto a la gripe sugirió que la baya del saúco podría ayudar a prevenir la infección por el virus de la influenza. Este hecho se producía por la capacidad de la sustancia para estimular una respuesta inmune.

Jarabe de saúco para la tos

¿Sirve el jarabe de saúco para la tos? Lo cierto es que no existen análisis que respalden la utilidad del jarabe de saúco para la tos. No obstante, debido a que mejora la respuesta del sistema inmunológico, su ingesta podría aliviar la tos cuando se trata de un síntoma derivado de una enfermedad vírica o alérgica.

Es muy importante que se determine cuál es la causa de la tos, sobre todo si esta es muy persistente. También tiene su importancia saber si estamos intentando actuar ante una tos crónica. En estos casos no parece que el saúco pueda producir grandes resultados.

De cualquier modo, en caso de padecer tos persistente es importante que el paciente acuda al médico para que determine el origen de ese síntoma.

Jarabe de sauco para el resfriado

Alivio del dolor

Las antocianinas son conocidas por reducir la inflamación. Las personas que se tratan con jarabe de saúco pueden experimentar un alivio de los procesos inflamatorios y con ello una reducción del dolor. Ello es debido a que se inhibe la producción de óxido nítrico de las células inmunes del cuerpo.

El óxido nítrico sirve como molécula de señalización que desencadena la inflamación en respuesta a una lesión o enfermedad. Por tanto, al moderar esta respuesta, se puede aliviar el dolor y la hinchazón.

Las tinturas y ungüentos tópicos de saúco se han utilizado durante mucho tiempo en la medicina popular para tratar el dolor dental, cortes, contusiones y quemaduras. Incluso hay algunos que afirman que el jarabe de saúco puede tratar la ciática y otras formas de dolor neuropático.

Desafortunadamente, todavía existen muy pocos estudios que investiguen los beneficios antiinflamatorios o analgésicos de la baya del saúco en humanos.

Posibles efectos secundarios del jarabe de sauco

La fruta de saúco madura y cocida se considera segura si se consume con moderación. El consumo excesivo de bayas de saúco puede causar diarrea, dolor de estómago y calambres abdominales debido a sus efectos laxantes. Si el saúco se usa como medicamento alternativo, solo se deben utilizar las bayas maduras o secas.

Ciertas partes de la planta del saúco (incluidas las hojas, la raíz, la corteza y los tallos) contienen un tipo de veneno conocido como glucósido cianogénico. Incluso las bayas inmaduras contienen pequeñas cantidades de esto que, si se mastican, pueden liberar cianuro en el cuerpo. Las bayas de saúco deben cocinarse antes de consumirse, ya que cuando están crudas también pueden provocar daño.

El envenenamiento por bayas de saúco rara vez pone en peligro la vida. A pesar de ello, su toxicidad puede causar náuseas, vómitos, diarrea, mareos, entumecimiento, distensión abdominal y dificultad para respirar. Llama a los servicios médicos si experimentas alguno de estos síntomas después de consumir un extracto de saúco o fruta inmadura.

La baya del saúco no es recomendable para su administración en niños, mujeres embarazadas o madres lactantes. Si bien no se han informado eventos adversos en estos grupos, no hay suficientes datos para confirmar que sea seguro a largo plazo.

Interacciones con otras sustancias

Los extractos de saúco pueden interactuar con medicamentos diseñados para suprimir el sistema inmune, socavando su eficacia. Entre las sustancias que interaccionan se encuentran:

✅ Micofenolato.

✅ Medicamentos corticosteroides como la prednisona.

✅ Azatioprina.

✅ Muronobab-CD3.

✅ Tacrolimus.

✅ Ciclosporina.

✅ Basiliximab.

✅ Daclizumab.

Debido a su efecto sobre el sistema inmunitario, se debe evitar el uso prolongado de preparados de saúco en personas con trastornos autoinmunes. En estos casos es preciso recibir la orientación de un médico.

Dosis y preparación

Las bayas de saúco se han cultivado durante mucho tiempo para la alimentación y para hacer medicinas naturales. Estas fórmulas de medicina popular o alternativa están disponibles en muchos formatos, incluidos jarabes, tés, cápsulas, gominolas, tónicos, tinturas y ungüentos tópicos.

Si te estás preguntando dónde comprar estos productos, debes saber que adquirirlos no resulta complicado. De hecho, existen cientos de empresas que los comercializan a través de su venta online. También puedes encontrarlos en herbolarios, parafarmacias y hasta en supermercados.

La baya madura del saúco es agria y típicamente endulzada. Su sabor y textura es parecida a los del arándano. El tratamiento debe comenzar a más tardar 48 horas después de la primera aparición de síntomas. Sin embargo, no hay recomendaciones universales sobre la dosis adecuada para tratar afecciones médicas específicas.

Como regla general, no se debe exceder la dosis recomendada por el fabricante del producto. Muchos productores de jarabes comerciales recomiendan 1 cucharada (15 ml) de jarabe de saúco, tomado cuatro veces al día. Esta es la cantidad habitual para tratar los síntomas del resfriado o la gripe. Las pastillas de saúco (175 mg) se pueden tomar dos veces al día.

Es muy importante que tengas en cuenta que el saúco nunca debe usarse como un sustituto de la atención médica cualificada. El autotratamiento de una afección y el retraso de la atención estándar del tratamiento pueden tener graves consecuencias.

Cómo hacer jarabe de saúco

Muchas personas buscan cómo hacer su propio jarabe de saúco para la gripe. El jarabe de saúco se puede preparar con saúco seco. El saúco seco puede ser adquirido en tiendas online y en aquellos establecimientos especializados en alimentación saludable.

Preparación

✅ Mezcla 2 tazas de saúco seco con 4 tazas de agua destilada fría en una olla.

✅ Lleva el agua a ebullición, reduce el fuego y cocina sin tapar durante 30 o 40 minutos, revolviendo regularmente.

✅ Retira del fuego y deja reposar durante 1 hora. Cuela la mezcla en una taza de medir grande cubierta con una gasa, reservando el líquido y desechando las bayas usadas.

✅ Deja que el jarabe se enfríe, luego agrega 1 taza de miel. Vierte la mezcla en un recipiente esterilizado.

✅ Sella y guarda en el frigorífico hasta un periodo máximo de tres meses.

Las bayas de saúco se conservan mejor en la nevera si no se consumen de inmediato. Es importante que al utilizar bayas frescas las compres a una fuente confiable. Nunca es seguro consumir bayas silvestres desconocidas, ya que no conoces los efectos potencialmente peligrosos de una fruta del campo. Si has consumido una baya desconocida y experimentas efectos secundarios adversos, asegúrate de contactar con un profesional de la salud de inmediato.

Por último, no olvides que el jarabe de saúco no es un tratamiento avalado por las organizaciones sanitarias para su uso con fines terapéuticos.

Referencias:

· Cleveland Clinic

· WebMD.com

· Ecocosas

· CUERPOMENTE

· Prisa Ediciones

· WORLD HEALTH DESING

· Vitónica