Es preciso no dejarse llevar por las fake news que se están haciendo virales y aumentan el pánico al coronavirus de Wuhan. Para ello, se recomienda que se preste atención tan solo a la información procedente de fuentes oficiales o fiables.


Placa de cultivo

Un caudaloso río de noticias falsas se está extendiendo como la pólvora a través de las redes sociales. Estas fake news, con el coronavirus de Wuhan como protagonista, están fomentando el pánico y asustando a ciudadanos de todo el mundo.

Como los casos de la nueva cepa de coronavirus se han extendido por todo el mundo este mes, también lo han hecho las noticias falsas y las teorías de conspiración sobre el brote. El virus, que se identificó por primera vez en la ciudad china de Wuhan, ya ha causado más de 100 muertes y se ha extendido a Europa, América del Norte y Oriente Medio.

Aunque las autoridades de Salud fuera de China han mantenido que la amenaza para el público es baja, la difusión de fake news se ha vuelto viral en las redes sociales y ha avivado los temores sobre la posibilidad de una pandemia devastadora.

Algunas de las mentiras acerca del coronavirus de Wuhan

Las noticias falsas sobre el brote han variado. Nos encontramos desde afirmaciones extremadamente inexactas sobre el número de muertes por el virus, hasta teorías de conspiración sobre su origen.

Se presentan en forma de captura de pantalla de informaciones que nunca existieron. Algunas, además, supuran un elevado componente racista. Otras noticias falsas, que pululan por las redes sociales, llegan incluso a aconsejar métodos caseros para prevenir el virus. Destaca, por ejemplo, una fake new que aconseja beber detergente líquido doméstico o lejía.

Estas acciones, no solo resultan ineficaces frente al virus 2019-nCoV, como se conoce al nuevo coronavirus. Hay que ser muy tajantes y dejar claro que, además, pondrían en serio peligro la vida de la persona que se arriesgara a seguir el consejo.

En indudable la importancia de las consecuencias que pueden generar estas informaciones falsas. Por ello, es preciso que se desmientan algunas de las más populares y se explique por qué no son verdaderas.

El coronavirus fue causado por los chinos que comían murciélagos

El origen exacto del virus es desconocido en este momento, aunque se cree que surgió en un mercado de mariscos en Wuhan, China. También se cree que las primeras personas infectadas con el nuevo coronavirus lo contrajeron de animales, porque se sabe que los coronavirus se mueven de animales a humanos.

Un informe del Instituto de Virología de Wuhan descubrió que la composición genética del nuevo coronavirus era un 96% idéntica a la que se encuentra en los murciélagos, que también fueron la fuente original del Síndrome Agudo Respiratorio Severo o SARS.

A la luz de esta información, los videos que parecen mostrar a los chinos comiendo murciélagos han circulado en las últimas semanas. Algunas personas culpan a los hábitos alimenticios chinos por el brote.

En un vídeo ampliamente compartido, se mostró a una joven china, Wang Mengyun, mordiendo un murciélago y diciendo que sabía “a carne de pollo”. Sin embargo, la mujer que ha sido utilizada para una de las fake news sobre el coronavirus de Wuhan, ya ha afirmado que las imágenes fueron grabadas en Palau, no en China. Además, se obtuvieron en 2017 y no está relacionado con el brote reciente.

La mujer emitió unas disculpas el pasado miércoles, 29 de enero. Según declaró: “[No] tenía idea durante la filmación de que había un virus así”. Wang Mengyun agregó que “solo estaba tratando de presentar la vida de la gente local”.

Las personas que vean este vídeo viral deben tener claro que los murciélagos no son un alimento particularmente común en China, según la BBC. Además, la búsqueda del origen exacto del virus aún está en curso.

Una patente muestra que hay una vacuna para el virus

Varias publicaciones virales de Facebook, tuits y artículos han alegado que el nuevo brote de coronavirus está relacionado con una patente vencida. Por otro lado, no faltan aquellos que afirman que ya existe una vacuna contra el virus.

Shiva Ayyadurai, un republicano que se postula para el Senado de los Estados Unidos, recientemente compartió una publicación un tanto polémica. Según el político norteamericano, “la patente del coronavirus es propiedad del Instituto Pirbright”.

Esta teoría presenta muchas aristas. Entre ellas destaca el hecho de que existen muchos tipos de coronavirus y siete que pueden infectar a los humanos. El término describe un grupo de virus que pueden causar infecciones respiratorias, que van desde el resfriado común hasta condiciones más peligrosas como el SARS o el MERS, Síndrome Respiratorio de Oriente Medio.

Hay una patente de Pirbright, pero es para un tipo diferente de coronavirus, el virus de la bronquitis infecciosa aviar, que infecta a las aves de corral. El instituto actualmente no trabaja con cepas de coronavirus que afectan a los humanos. El coronavirus de Wuhan es una nueva cepa y actualmente no hay vacuna para ello.

¿Está Bill Gates vinculado al brote?

En relación con la conspiración Pirbright Institute, algunas personas han intentado vincular la Fundación Bill y Melinda Gates con el brote. La teoría se basa en una subvención multimillonaria otorgada al grupo de investigación por la fundación.

Sin embargo, esto es lo que Teresa Maughan, portavoz de Pirbright, dijo a Buzzfeed News cuando se le preguntó sobre la conexión:

“El trabajo patentado citado en las teorías de la conspiración involucraba solo el virus de la bronquitis infecciosa (IBV), e hicimos cuatro cambios en el gen responsable de replicar el material genético del virus. Esto ha debilitado el virus, por lo que ya no es capaz de causar enfermedades y tiene potencial para ser utilizado como vacuna, pero aún no se ha desarrollado”.

Apuntillaron que el trabajo patentado se completó en 2015 y no está financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates. De todos modos, la financiación no prueba que la Fundación Gates supiera de antemano sobre el brote de coronavirus o jugase un papel para causarlo.

Técnico en vitrina

El coronavirus proviene de un ‘programa de armas biológicas’

Otra teoría sin fundamento que ha aparecido en las redes sociales. En este caso se sugiere que el virus está vinculado a un “programa de armas biológicas encubiertas” en Wuhan o que fue contrabandeado desde un laboratorio canadiense.

Ambas afirmaciones no tienen evidencia que las respalde. El laboratorio canadiense en cuestión es el Laboratorio Nacional de Microbiología en Winnipeg, que en 2013 investigó un nuevo grupo de infecciones por coronavirus. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, hay muchos tipos de coronavirus y en este caso el laboratorio estaba examinando el MERS.

En cuanto al supuesto programa chino, algunos han vinculado el Laboratorio Nacional de Bioseguridad de Wuhan, un laboratorio biológico de máxima seguridad que estudia “los patógenos más peligrosos del mundo”, con un programa chino de guerra biológica. China ha negado tener dicho programa y el vínculo entre laboratorio y este brote de coronavirus no está probado.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han dicho que los primeros informes sugieren que el virus se originó en un mercado de mariscos y animales en Wuhan. Tanto los CDC como la Organización Mundial de la Salud aún están investigando la causa del brote, pero ninguno ha sugerido que esté relacionado con las armas biológicas.

Se puede curar el virus bebiendo ‘lejía peligrosa’

Una de las afirmaciones más extrañas relacionadas con el coronavirus proviene de los partidarios de la conspiración pro-Trump QAnon. The Daily Beast han informado de que los partidarios de QAnon han sugerido beber “Solución Mineral Milagrosa”, también conocida como dióxido de cloro, que se usa en el blanqueo, como una forma de combatir el coronavirus.

El año pasado, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) advirtió a las personas que no bebieran MMS. Este líquido ha sido promocionado por grupos marginales como un tratamiento para el autismo, el cáncer y el VIH/SIDA. La FDA lo describió como un “blanqueador peligroso” que puede causar “efectos secundarios graves y potencialmente mortales”. “Miracle Mineral Solution y productos similares no están aprobados por la FDA. Ingerir estos productos es lo mismo que tomar lejía“.

Realidad sobre el brote

La realidad sobre el coronavirus de Wuhan es muy diferente. No por ello deja de ser un asunto sanitario altamente preocupante. Por ahora ya se ha cobrado 170 muertos y casi 8.000 afectados confirmados, según informaciones procedentes de las autoridades chinas.

Los afectados se reparten ya por 31 provincias del país asiático. Además, se cree que el número real de personas sospechosas de padecer el virus puede llegar a las 12.000. Esta cifra sería mucho más elevada que la que se barajó durante la crisis del SARS

Lo cierto es que la neumonía vírica se va extendiendo cada vez a más países. De hecho, la OMS ya ha declarado el estado de “emergencia de salud pública de alcance internacional” o Pheic, de sus siglas en inglés.

La medida llevada a cabo por el máximo órgano mundial de la salud se lleva a cabo tras constatar que el nCov ha traspasado las fronteras del gigante asiático. Ya se han confirmado contagios en otros cuatro países.

El pronunciamiento de la OMS

La Pheic, dentro de una alerta sanitaria, se corresponde con el nivel más elevado previsto por el organismo internacional que es, no lo olvidemos, la agencia sanitaria de las Naciones Unidas.

El hecho de que se declare la alerta mundial permite coordinar una acción conjunta entre los distintos países. Las actuaciones se llevan a cabo según las recomendaciones de la OMS. El organismo de la ONU emite su protocolo en función de las certezas científicas que van recabando.

Las recomendaciones van orientadas a lograr el nivel de protección más eficaz a nivel de salud pública mundial. Con la alerta internacional de la OMS se consigue evitar acciones improvisadas.

De hecho ya se han criticado algunos procedimientos, llevados a cabo por intereses particulares, que han protagonizado ciertos países y empresas. Este hecho los ha llevado a adoptar medidas unilaterales por miedo al coronavirus.

Según Didier Houssin, presidente del Comité de Emergencia de la OMS, “algunos países han tomado decisiones cuestionables respecto a los viajeros”. Para Houssin, “Medidas como cerrar fronteras, rechazar visados o poner en cuarentena a viajeros en buen estado de salud no están justificadas. Esta declaración nos permite cuestionar estas medidas. Nos permite preguntar: ¿cuál es la evidencia científica en que se basa esta decisión?, ¿podrían reconsiderarla?”.

El número de casos va en aumento

Filipinas, India e Italia fueron añadidos ayer al listado de naciones a los que ha conseguido llegar el patógeno. De esta forma, el número de países en los que se ha tenido constancia de la presencia del nCoV asciende a 18.

No obstante, el 99% de los casos detectados se encuentran dentro de las fronteras chinas. Ahí, según los datos del 30 de enero, el número de afectados por la infección aumentó casi un 30% con respecto al día anterior.

A pesar de ello, la tasa de mortalidad detectada entre los infectados por la enfermedad se mantiene en poco más del 2%. Además, por el momento no ha sido registrada ninguna muerte fuera de China.

Sin embargo, con respecto al coronavirus de Wuhan, es importante lanzar un mensaje preventivo. Se recomienda a cualquier persona que haya podido estar expuesto a algún factor de riesgo y que presente síntomas de resfriado o neumonía, que acuda lo antes posible a los servicios de urgencias.