Si crees que padeces asma, seguramente ya estés al tanto que se trata de una enfermedad crónica en la que las vías respiratorias se inflaman.

Esta hinchazón provoca que el tejido sea altamente sensible y reaccione ante ciertas sustancias inspiradas.

Estas reacciones, a su vez, provocan una contracción muscular de las vías respiratorias que se traduce en un menor flujo de aire a los pulmones.

Así mismo, se suele producir una mayor cantidad de mucosidad, lo que podría impedir aún más el paso del aire por las vías respiratorias.


alergia cruzada saber si tengo asma

El asma es una enfermedad crónica

A pesar de que no existe cura para el asma, sí podemos llegar a controlarlo.

Con ayuda del especialista, reconocimiento de síntomas, tratamientos médicos y un registro diario de sintomatología, actividad realizada y medicamento empleado para el control de la crisis asmática, se puede llevar una vida completamente normal.

En Zensei ponemos nuestro granito de arena con la App Diario de Salud Respiratoria. Se trata de un diario contextual inteligente en el que podrás anotar día a día cómo te sientes y qué tratamiento estás tomando.

Además la app te indicará qué alertas por polución, virus, polen o clima están actuando por tu zona, con lo que siempre podrás estar preparado para prevenir una posible crisis de asma.

Acude al médico para que te diagnostique que padeces asma

Ante la duda, lo recomendable es acudir a tu médico de cabecera para que realice una serie de pruebas que confirmen si padeces asma.

El primer paso consistirá en responder una serie de preguntas tales como:

👪 Posibles antecedentes familiares con la enfermedad

🤢 Periodicidad de síntomas y posibles ataques de asma

🏠 En qué situaciones concretas aparecen los problemas respiratorios

🤧 Si padeces de otras enfermedades que puedan interferir con el asma (reflujo, apnea del sueño, sinusitis…).

El segundo paso será un chequeo básico por parte del médico. Te auscultará el pecho en busca de sibilancias, observará si tienes goteo nasal o las vías respiratorias inflamadas, posibles alergias o eccemas en la piel… Eso sí, cabe la posibilidad de que no presentes ninguno de estos síntomas y, aun así, padezcas de asma.

El tercer paso a seguir será la realización de una espirometría. Esta prueba consiste en la medición del aire inhalado y expirado con cada respiración.

Es indolora y no lleva mucho tiempo. Es probable que, durante la misma, te faciliten un medicamento para que realices una segunda vez el test para comprobar diferencias de resultados.

Si, tras tomar el medicamento, los resultados mejoran considerablemente y tus síntomas coinciden, lo más común es que seas diagnosticado como asmático.

En el caso de que estos pasos no fueran concluyentes, el especialista puede indicarte la realización de pruebas de alergia, radiografías de tórax, pruebas de provocación bronquial con espirometrías o la realización de más tests que ayuden a descartar otras enfermedades con sintomatología similar a las del asma, como es el caso del reflujo o la apnea del sueño, por ejemplo.

Sea como sea, lo que queda claro es que siempre se debe acudir al médico para el correcto diagnóstico.

Qué hacer cuando ya sabes que tienes asma

Una vez confirmado que tienes asma, llevar un registro completo diario de tus síntomas es indispensable.

Aprovéchate de la app gratuita de Zensei y saca el máximo partido al Diario de Salud Respiratoria.

📱Prueba la app de Zensei, es gratuita y te alerta de todas los factores que pueden provocarte una crisis respiratoria, como la contaminación, virus respiratorios, polen, clima, etc.