Se denomina sibilancia y son esos conocidos pitidos al respirar. Su nombre proviene precisamente del tipo de ruido, parecido al de un silbido. Ocurre cuando las vías respiratorias se estrechan y el aire pasa por un conducto mucho más estrecho.

En realidad, los conductos que se cierran son los bronquios y los bronquiolos, por lo que resulta más difícil que el aire llegue hasta nuestros pulmones. Los pitidos al respirar resultan más audibles mientras exhalamos el aire.


Asma Zensei app sibilancias

Cuáles son las causas de la sibilancia

Los principales motivos por los que podemos padecer pitidos son los siguientes: asma, bronquiolitis, bronquitis, bronquiectasias, alergia, tabaquismo, EPOC, infecciones de las vías respiratorias y los pulmones, presencia de un cuerpo extraño en las vías respiratorias.

A veces existen una serie de síntomas que pueden ir asociados a los pitidos al respirar. Pueden darse todos, ninguno o alguno de ellos. Cabe destacar la disnea (dificultad para respirar), la coloración azulada de la punta de los dedos de pies y manos, los labios morados, confusión mental y alteraciones de la consciencia.

Tratamiento de los pitidos al respirar

Las personas afectadas por la sibilancia deben acudir a su médico de familia o al especialista. Probablemente le administren medicamentos que acaben por reducir la inflamación y ayuden a que se dilanten los bronquios y los bronquiolos.

Los medicamentes más usados para eliminar los silbidos al respirar son los broncodilatadores; los corticoesteroides; otros antiiflamatorios como el salbutamol o el montelukast; y los mucolíticos, que ayudarán a eliminar las secreciones y despejarán las vías respiratorias.

En cualquier caso, cuando los pitidos van acompañados de una importante disnea, el tratamiento se acompañará de la administración de oxígeno, a través de una mascarilla o una cánula nasal.

Durante la noche y a primeras horas de la mañana, esos pitidos suelen hacerse más audibles y molestos. La causa es el cambio climatológico que se produce, por lo general con un aumento de los niveles de humedad.

Al mismo tiempo, es el momento en que estamos tumbados en la cama. Al estar en esta posición, la balsa de mucosidad se expande y sube inundando los canales de las vías respiratorias.

Lo mejor, en estos casos, es que el paciente duerma recostado, con algunos cojines o almohadas detrás de la espalda, para que de cintura para arriba permanezca más erguido y la mucosidad no llene los bronquios y bronquiolos.

En cualquier caso, sea cual sea la causa que produce los silbidos al respirar, en cuanto notemos que la situación se agrava o persiste, no dudes en acudir a urgencias o llamar a los servicios de emergencia.

📱 Descárgate la app de Zensei y empieza a usarla gratis. Tu sistema respiratorio te lo va a agradecer.